Impuestos en las herencias

Cuando fallece una persona es necesario hacer una serie de trámites relacionados con la herencia. En una primera parte del artículo, se indican cuales son estos trámites para, posteriormente, explicar la tributación de las herencias de forma esquemática y con alguna peculiaridad.

 

Trámites en una herencia

En primer lugar, se deben solicitar los siguientes documentos:

  • Certificado de defunción en el Registro Civil o por internet.
  • Certificado de actos de última voluntad. Se solicita por internet o en el Ministerio de Justicia. Se puede solicitar desde 15 días después del fallecimiento de la persona.
  • Certificado de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento. El objetivo es comprobar si la persona fallecida tiene algún seguro de vida a nombre de algún beneficiario. Se puede solicitar desde 15 días después del fallecimiento de la persona fallecida.

En segundo lugar, con el certificado de últimas voluntades, se debe acudir a la notaría que indican para ir a buscar el testamento (si lo hubiera) y solicitar una copia autorizada. En caso de no haber testamento, se solicitará la declaración de herederos.

A continuación, al disponer del testamento, se hará el inventario. Es decir, determinar los bienes, derechos y deudas que tenía la persona fallecida.

Posteriormente, llega el momento de hacer la partición (reparto del inventario) plasmándolo en le cuaderno particional.

Por último, se deben pagar los impuestos correspondientes de acuerdo con la normativa en vigor en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y el Impuesto sobre el Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana.

 

Impuestos de los bienes más habituales en una herencia.

 

  • Cuando el heredero recibe un plan de pensiones, plan de previsión asegurado o similar producto financiero, no debe incluirse en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para el cálculo de la base imponible del impuesto. En estos casos, se tributará en el momento de la venta del producto financiero en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Es importante hacer una buena planificación fiscal para determinar el momento más idónea de retira del dinero en tales productos financieros.
  • En el caso de un fondo de inversión, acciones o productos similares, deberá declararse el importe de estos productos o bienes en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones pero, por el contrario, no se incluirán en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ya que, de acuerdo con la Ley 35/2006 de 28 de noviembre, no tributará “la plusvalía del muerto”
  • Cuando se trata de un inmueble, para determinar la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, se tendrá en cuenta el valor del inmueble que puede ser el catastral, de mercado, … en el momento del fallecimiento de la persona. Además, se debe pagar “la plusvalía municipal” que será determinado por el Ayuntamiento en donde se encuentre situado el inmueble y, los años tener en cuenta para el cálculo del impuesto, serán aquellos que van desde de adquisición del bien inmueble hasta el día del fallecimiento del propietario.
  • Con respecto a los seguros de vida, depende de la persona que ha contratado el seguro de vida y a quién lo va a cobrar debiendo tributar, en tal caso, por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones o por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Por ejemplo, si el seguro se paga por la sociedad de gananciales, una parte deberá tributar por ISD y la otra por IRPF.

 

Por último comentar que, dependiendo de la Comunidad Autónoma en donde la persona física haya sido residente fiscal la mayor parte del tiempo en los últimos cinco años antes de su fallecimiento, será en donde se debe presentar el impuesto. Esto resulta muy importante ya que la tributación es muy diferente dependiendo de cada Comunidad Autónoma.

 

Algunos casos menos habituales en cuento a tributación en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

 

  • Cuando se produce una sucesión mortis causa en un período no superior a 10 años a favor de descendientes o adoptados, es posible reducir en la base imponible, la base de la cuota que se haya pagado anteriormente.
  • Otro tema importante respecto a las herencias son las reducciones que se pueden aplicar cuando el heredero recibe la empresa familiar y/o la vivienda habitual. En este caso, la reducción podrá ser del 95% sobre la base imponible del importe de la empresa familiar y/o vivienda habitual y, además, deberá mantenerse durante un período de 10 años desde la muerte de la persona fallecida. Si no es así, el heredero deberá abonar ala Agencia Tributaria de la Comunidad Autónoma correspondiente, el importe que corresponda de la deducción más los intereses de demora. Además, si esta reducción no se puede aplicar en su totalidad porque la reducción es mayor que el importe de la base imponible, la misma se aplicará en la consolidación de dominio.
  • Las herencias yacentes deben tener una persona que sea la intermediaria con la Agencia Tributaria para poder cumplir con el fisco de manera correcta. Varias son las alternativas para lograrlo. Por ejemplo, que el representante se designe ante notario o sea alguno de los herederos

 

José Miguel Golpe Saavedra

Consultor fiscal, empresarial y patrimonial

www.josemiguelgolpesaavedra.es

josemiguelgolpesaavedra@gmail.com

Teléfono: 633 891 555

 

 

Sin comentarios | Leído 241 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *